• 002.JPG
  • 003.png
  • 004.JPG
  • 005.png
  • abeja triangulo.redimensionado.jpg
  • besoap03.JPG
  • IMG_2840_08.JPG

CURARSE
Cada vez que alguien acude a un curandero, a un sanador, a un acupuntor, a un médico, etc, etc. suele ir "a que le cure". Se supone que las personas que ejercen como tales tienen el conocimiento acerca de la curación. En ellos deposita el enfermo toda su confianza para que "le hagan" lo que crean conveniente.
el paciente

Suele suceder, en la mayoría de los casos, que el enfermo se convierte en "paciente", es decir en alguien pasivo que "se deja hacer". Si se le da información, es poca y, si pregunta, se le mira como diciéndole: "¿Como se atreve?.

De esta manera la persona que acude en busca de ayuda no participa en su curación y así tiene que seguir pagando, en dinero o en sufrimiento, cada vez que se encuentre en parecida situación.

Es cierto que si el "paciente" supiese tanto como el que se supone le va a curar no acudiría a él y menos pagando. Pero también es cierto que, cuando la persona enferma está informada en términos entendibles de lo que le pasa y cuales van a ser los remedios a utilizar, se cura mucho antes, pues su cuerpo, su mente y su espíritu colaboran de una manera difícil de medir, pero fácil de comprobar en la práctica diaria. 

la enfermedad viene a darnos un aviso

Así que, otra vez: ¿qué es curarse?. Muchos dirán que es no estar enfermo, otros que quitarse los dolores, la fiebre y otros síntomas y alguno dirá que es estar sano. Pero siempre se suele mirar la mal llamada enfermedad como algo negativo que hay que quitarse de encima. 

Pero nada más lejos de la realidad. La "enfermedad" viene a darnos un aviso, tanto si es leve como si es grave, de que algo estamos haciendo o hemos hecho en contra nuestra que ha dejado nuestro cuerpo predispuesto a la "enfermedad". Nos dice que algo que ocurrió en su momento está queriendo salir. Es decir que, en realidad, nuestro cuerpo está ya curando al echar fuera el mal que le perjudica. Desde este punto de vista, bastará con ayudar al cuerpo en su trabajo. En lugar de engañarnos quitando solamente los síntomas. 

protagonismo

Y, ahí, tiene la persona enferma un protagonismo de primera magnitud, pues su actitud hace que respire mejor, que coma mejor o que no coma, que lleve una vida más sana y que enfoque "su enfermedad" como algo positivo en su vida, que le va a permitir estar mejor. 

Todo esto es fácil de decir cuando no se tienen grandes dolores o grandes males, pero es más difícil de asimilar cuando se está realmente mal. Por eso, hace falta una primera ayuda que ponga a la persona en disposición de colaborar en la expulsión que el propio organismo ha comenzado . 

Y ese es el primer trabajo que debe hacer, junto con la información, la persona encargada de ayudar al "enfermo". Hay muchas formas de enfocar esta primera y siguientes ayudas. Depende de la persona, los medios que tengamos y del problema a tratar. 

información y herramientas
Pero lo más importante es el enfoque antes citado de ir a favor de la expulsión de la enfermedad, en lugar de ir en su contra. Y para eso es fundamental que la persona esté informada de lo que le pasa y de lo que se puede hacer. Esta información le servirá no sólo para su situación actual, sino para todas las que se le presenten en el futuro. 
Dándole "herramientas" para que él mismo se ayude, estamos ayudando a que la sociedad mejore en su conjunto, por no hablar de las horas que no se perderían en una salita de espera. 
trabajar menos

Algunos pueden argumentar que entonces no harían falta tantos médicos. Pero, si el mundo estuviese más sano, más conforme consigo mismo, probablemente necesitaríamos trabajar menos todos para vivir mucho mejor

Aunque, quizá, aún sea pronto para elucubrar sobre este futuro. Ahora lo que nos interesa a todos es comprender que la "enfermedad" está de nuestro lado como siempre lo ha estado. Y, para ello, utilizar todos los medios que la naturaleza ha puesto en nuestro camino, sin romper el equilibrio. Procurando llevar una vida que nos permita expulsar aquello que nos causa problemas, sin llegar a tener que llamarlo "enfermedad".

 CURANDOTE.COM
Visita todas nuestras páginas y ponnos en tus Favoritos. Recomiéndanos a tus amigos.
Ayudando a curarse a los demás, te curas también a ti mismo
Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn