• 002.JPG
  • 003.png
  • 004.JPG
  • 005.png
  • abeja triangulo.redimensionado.jpg
  • besoap03.JPG
  • IMG_2840_08.JPG

TESTIMOniO


Vitoria, 30 de junio de 2006

 

Mi nombre es Lola, tengo 42 años y soy de un pueblecito de La Rioja aunque vivo hace unos veinte años en Vitoria.

Estoy infinitamente contenta de que, por casualidad, buscando otra cosa en Internet, le apareciera a mi marido la página Web de Pedro y de que me convenciera para llamarle y probar. Él estaba convencido de que funcionaría y así fue.

Acudí a Pedro pues tengo una hernia discal en L5-S1 y llevaba 1 año de baja.
Desde luego no estaba como al principio de mi dolencia cuando acudí a él, pero yo no podía hacer nada en casa, no podía pasear en exceso, pues creía que no podría regresar y tenía un dolor casi constante en la pierna derecha que me bajaba hasta los dedos pequeños del pie incluida la planta. Estaba muy irascible y pensaba que no iba a volver a estar bien en mi vida. Este año de dolencia había sido un rosario de especialistas, traumatólogos, fisioterapeutas y osteópatas. Un auténtico calvario.

Cuando hablé con Pedro por teléfono y posteriormente le envié un e-mail contándole mi historia, me recomendó tomar los productos de la colmena antes de ir a su consulta y leer el libro “Libérese del dolor de espalda”. Ya empecé a encontrarme mejor interiormente, me pareció raro. Yo decía: “Dios mío, tengo tantas ganas de curarme que solamente tomando estos cuatro productos ya me siento distinta”. En el fondo tenía miedo de que fuera algo más a anotar en mi historial de “cosas” que había hecho en este año para intentar curarme. Desde luego estaba equivocada.
Cuando empecé a escuchar a Pedro en la primera consulta y sobre todo, cuando Pedro argumentaba mis respuestas a sus preguntas, comprendí que era tal lógicamente aplastante lo que me decía, que caí rendida al tratamiento.
Todo lo hablado con él, mas la lectura del libro (hay cosas que parecía que estaban escritas para una), más las abejas, dieron, en cuatro citas, el resultado de una mejoría tal, que estoy continuamente haciendo cosas, estoy activa, eufórica… No me lo puedo creer. Mi carácter ha cambiado, me tendríais que ver.

Hacía un año que no tenía ganas de salir por ahí sin miedo a llegar casi sin poder andar, hacía un año que no tenía ni ganas, ni podía hacer nada en casa. Hacía un año que no sonreía tan a menudo, hacía un año que no estaba tan positiva. Tantas y tantas cosas. Estoy distinta, me siento distinta y me notan distinta. Por supuesto a mejor.

Gracias Pedro, infinitamente agradecida de haberte conocido, gracias por tu ayuda, tu MAESTRÍA. Eres sin duda alguien digno de conocer y me siento orgullosa de haberlo hecho. Te recordaré siempre.

Tengo que decir, que no solamente estoy así yo, sino que mi marido, también se apuntó al tratamiento y está encantado. Tiene dos hernias discales L4-L5 y L5-S1.

Para los que lo leáis, de verdad, que vuestra cabeza se abra a Pedro, escuchadle, vais a aprender muchas cosas de vosotros mismos. Estoy segura de que os ayudará.


Con todo mi cariño

CURANDOTE.COM
Visita todas nuestras páginas y ponnos en tus Favoritos. Recomiéndanos a tus amigos.
Ayudando a curarse a los demás, nos curamos también nosotros.
 
 
 
Submit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn